Análisis y recomendación Seahawks vs Cowboys

Prime Time en Big D.

Estos dos se han visto las caras constantemente en los últimos años. Ésta será la tercera oportunidad desde 2017, y la primera en postemporada desde 2006.

Dallas tendrá la ventaja de ser local, pero llega con la misma marca que Seattle (10-6). Además, el año pasado se midieron en AT&T Stadium, y el triunfo fue para los Seahawks.

De hecho, Dak Prescott ha enfrentado dos veces a los Halcones Marinos, una en Texas y otra en Washington. Ambas las perdió.

Y no sólo las perdió, sino que realmente jugó fatal. Sumando ambos partidos, Prescott registró 349 yardas por pase, 1 touchdown y 4 intercepciones.

La buena noticia para los Vaqueros es que Russell Wilson tampoco hizo maravillas en esos dos duelos, pero cuidó mucho mejor el ovoide: 285 yardas aéreas y 4 TDs, sin INTs.

El único que fue constante fue (¿quién más?) Ezekiel Elliott. Entre ambos partidos, Zeke corrió 224 yardas, aunque sin anotaciones. Y justo aquí está la clave del juego. Si los Cowboys quieren estar en la ronda divisional, deben alimentar a Elliott hasta el cansancio.

No fue casualidad que le dieran descanso ante los Giants. Después de una temporada en la que fue usado al máximo, era merecido darle una semana ‘off’ para tenerlo totalmente fresco hoy; así que podemos esperar que Zeke toque unas 25 veces el balón, entre acarreos y pases.

Seattle no es exactamente bueno defendiendo el juego terrestre. Permitió un promedio de 113 yardas por encuentro, y Dallas corrió 122 por juego.

De cualquier manera, los Seahawks se las arreglarán para mantenerse en la pelea.

Más allá de las estadísticas, son un equipo bien entrenado y con experiencia en estas instancias. Y en ese sentido le lleva ventaja a los Boys.

Dicho lo dicho, la línea de puntos está bastante tentadora. No sería mala idea moverla un poco y dejarla en 42.5 para jugar un sabroso Over.