La Final de las bajas

El 0-0 del partido de Ida de la Final entre América y Cruz Azul representó el cuarto empate por ese marcador en los últimos cinco enfrentamientos entre estos equipos.

Pero concentrémonos solo en los dos partidos de esta temporada, el que sostuvieron en la fase regular y el pasado jueves, porque son los que en realidad nos servirán como referencia para analizar la Vuelta. En ambos, como sabemos, no cayeron goles y no rebasaron la línea de los nueve tiros de esquina (ocho y cuatro, respectivamente).

Esta tendencia no es una casualidad, tiene varias causas, entre ellas que los dos se respetan demasiado, están más preocupados en no perder que en buscar ganar,  juegan al error del rival y sus planteles son muy parejos. Como consecuencia de lo anterior, tiene mucho sentido que en esos dos choques hayan existido tan pocas oportunidades de gol y córners.

Sin embargo, habrá que tomar en cuenta que Cruz Azul ha estado más cerca de anotar, pero los postes se lo han negado. En la Jornada 14,los Cementeros cimbraron los palos dos veces y en la Ida de la Final el larguero evitó el gol en el último minuto.

Para el partido definitivo, en teoría, las cosas no deben cambiar, a menos que se abra el marcador, porque esto obligaría al que estuviera abajo a modificar su conservadora estrategia, lo que provocaría que se abrieran algunos espacios y se generaran más opciones.

Las bajas cuotas con las que abrieron las casas de apuestas coinciden con este análisis. Por ejemplo, “Menos de 2.5 goles” se paga a 1.53 y“No se anotarán goles en ambas mitades” a 1.66. La mejor opción, para tal caso,es “Ambos no anotan” (1.72).

Una posibilidad que parece más atractiva es apostar en vivo y esperar a que caiga un gol –si es que cae- o suceda algo significativo que altere el partido, como por ejemplo una tarjeta roja. De ocurrir algo así, los tiros de esquina pueden convertirse en buena alternativa.

Advertisements