Las Copas, una vil trampa

¿Por qué no es buena idea apostar en estos torneos?

El futbol actual está saturado en exceso. Los calendarios son tan apretados que la mayoría de los futbolistas de élite suele terminar reventados temporada a temporada.

Los clubes más importantes deben atender su Liga, la competición europea en turno (Champions o Europa League) y, además, las Copas locales.

En los casos de Inglaterra y Francia incluso cuentan con dos certámenes de este tipo: Copa de la Liga y la Copa Nacional (FA Cup y Coupe de France, respectivamente).

Por esta razón, muchos equipos aprovechan estos juegos para rotar planteles y darle minutos a aquellos jugadores que casi no tienen actividad; algunos entrenadores hasta dan minutos a los jóvenes de las fuerzas básicas.

Es muy fácil ser presa de estas trampas. Si uno ve que el Atlético enfrentará al Sant Andreu, imagina: “De un 7-0 para arriba”. Claro, si los Colchoneros jugaran a tope con su alineación de lujo, seguro le llenarían la canasta al rival.

Sin embargo, ni saldrá con un 11 sólido ni el oponente ofrece la motivación necesaria como para jugar a tope los 90 minutos.

Y pese a todo, los momios siguen siendo bajos. No importa que los grandes usen alineaciones llenas de suplentes y juveniles, los casinos ofrecen poco y nada con esos clubes; así que se complica muchísimo intentar encontrarle valor a algún pick.

Lo ideal sería alejarse de esta clase de encuentros. Pero si nos vamos a meter en ellos, entonces habría que apostar ‘al revés’ de cómo lo haríamos normalmente. Y hasta resultaría buena idea buscar una que otra sorpresa. Invirtiendo poco podríamos conseguir una dulce recompensa.

Advertisements